Mastopexia: la operación de elevación de pecho

¿Estás considerando la posibilidad de someterte a una elevación de senos?

¿Sientes que tus senos se verían mejor con un poco más de soporte?

¿Has perdido peso, o has terminado la lactancia, y crees que tus pechos no han recuperado su forma original?

¿O simplemente te gustaría tener unos pechos con un aspecto más juvenil, acorde con cómo te sientes?

Una elevación de pechos, también conocida como mastopexia, es una forma segura de conseguir unos pechos con mejor forma.

¿Qué es la mastopexia?

La mastopexia o elevación de pecho es un procedimiento de cirugía estética que consiste en reformar, reafirmar y elevar el contorno del pecho femenino. El objetivo de esta intervención quirúrgica es la eliminación de la caída del pecho y de la flacidez de pecho femenino, para dar un aspecto más juvenil.

Esta corrección se consigue, a grandes rasgos, eliminando los tejidos excedentes del pecho y colocando la areola a una posición más elevada. En definitiva, es un reposicionamiento de los senos femeninos.

La forma de los pechos, y la posición del pezón en el montículo mamario, cambia con el tiempo. Las grandes fluctuaciones de peso y el embarazo/la lactancia materna acentúan los efectos del tiempo y la gravedad al estirar la piel sobre el pecho.

La cantidad de piel flácida viene determinada por muchos factores: la genética, la cantidad de estiramiento colocado en la piel, la rapidez con la que se aplicó y eliminó ese estiramiento, la calidad general de la piel, la presencia de estrías y la cantidad de apoyo (físico y nutricional) que se proporciona durante la curación.

La elevación de senos ofrece a las mujeres con senos flácidos y caídos una opción para restaurar su figura.

Seno elevado

¿Qué resultados voy a obtener con la elevación de senos?

Un pecho bien formado como el que se obtiene tras la mastopexia, posee las siguientes características:

  • Un polo superior que se inclina suavemente desde la clavícula hasta el pezón.
  • Un pezón que está en el punto de máxima proyección del pecho, e idealmente por encima de la unión del pecho con la pared inferior del pecho/abdominal.
  • Un polo inferior del pecho redondeado que se une a la caja torácica inferior en una línea concisa.

A medida que el resto del cuerpo se pone en forma después de dietas o embarazos, la mayoría de las mujeres sienten que sus pechos nunca alcanzan las mejoras que están haciendo en el resto de su forma.

Es poco lo que se puede hacer sin cirugía para que la piel y la forma del pecho vuelvan a su estado anterior.

Una mastopexia o levantamiento de senos se acerca lo más posible a la restauración de su forma femenina juvenil.

Características de la Mastopexia

El método más completo para devolver al pecho un aspecto más juvenil es reposicionar el pezón en la posición correcta conservando el mayor volumen posible de la mama y, a continuación, evaluar la necesidad de un implante para rellenar el contorno del pecho.

Una vez establecido esto, se puede eliminar el exceso de piel y las estrías, lo que ayudará a que el pezón y la mama sanen en la nueva posición.

Muchas de las técnicas (o patrones) de la elevación de senos son similares a la reducción de senos.

A menudo hay una pequeña cantidad de tejido mamario que debe ser eliminado, para permitir que el tejido mamario sea remodelado en un resultado agradable.

La operación suele tener una duración aproximada de 2 ó 3 horas, aunque obviamente depende de la anestesia, la complejidad y cada situación particular.  Además, es común combinar la elevación del pecho con un aumento del mismo. Por lo que si la paciente opta por esta combinación, la intervención será más larga.

Esta intervención está considerada de bajo riesgo, ya que no acostumbran a aparecer complicaciones mientras la paciente siga las directrices del cirujano.

Técnicas quirúrgicas para la mamoplastia de elevación.

1. Mastopexia periareolar (Benelli).

Este tipo de mastopexia da lugar a una cicatriz que sólo se encuentra en la unión de la areola pigmentada y la piel normal de la mama.

Como la escisión de la piel en esta operación es mínima, consigue buenos resultados en mamas con una leve laxitud, lo que la convierte en la opción adecuada para ciertos tipos de paciente.

A menudo se combina con un implante mamario para obtener los mejores resultados.

2. Mastopexia de cicatriz vertical.

Esta operación tiene una cicatriz en forma de piruleta similar a la de las reducciones mamarias de menor tamaño, y es adecuada para pechos con una laxitud moderada y una calidad de piel razonable.

Depende de que la piel se levante para ayudar a sostener el pecho, por lo que no será la mejor opción para las pacientes que buscan una elevación de pecho en Sydney cuya piel se ha aflojado y se ha vuelto laxa con el tiempo.

3. Mastopexia en T invertida.

Este tipo de levantamiento de senos es adecuado para senos con laxitud severa y pezones que han caído significativamente.

La cicatriz resultante es la misma que la utilizada en las reducciones de pecho más grandes. Las cicatrices discurren alrededor del pezón, bajando por la mama y a lo largo del surco inframamario, en forma de ancla.

Postoperatorio y recuperación

  • Generalmente, la intervención requiere de una hospitalización mínima de uno o dos días.
  • Tras la operación es común la sensación de insensibilidad y la aparición de la piel inflamada y algún hematoma.
  • Será necesaria la toma de algún analgésico por el dolor postoperatorio.
  • Como consecuencia de la incisión realizada durante la operación, te quedará una cicatriz cuya forma y tamaño dependerá de la técnica aplicada para realizarte la mastopexia.
  • En las visitas postoperatorias te daremos instrucciones precisas para una recuperación más rápida, y te indicaremos las mejores cremas para reducir las cicatrices de tu operación de pecho.