Pechos tuberosos

Los pechos tuberosos es una alteración en el desarrollo de los senos femeninos. Se produce por una rigidez en algunos tejidos con tendencia a herniarse. Como resultado, la glándula mamaria sigue desarrollándose y los tejidos más finos (la piel de la areola) son los que ceden provocando que los senos tengan una forma, generalmente, tubular. Esta imperfección puede ir acompañada de una caída del seno.

La firmeza de el seno femenino

INTERVENCIÓN

La operación tiene como objetivo remodelar completamente el seno (glándula mamaria, para los cirujanos). Para ello, mayoritariamente, se realiza una incisión alrededor de la areola para modificar su forma y tamaño, ya que generalmente hay una malformación en forma y tamaño del pezón asociada al pecho tuberoso. En los pechos más grandes es necesaria una incisión desde la areola hasta la base del pecho.

Gracias a esta incisión se puede recolocar el pecho redistribuyendo todo el peso y modificando los tejidos. En algunos casos es necesario aumentar el tamaño del seno colocando una prótesis.

 

POSTOPERATORIO

Por regla general, en uno o dos días se puede tener vida con toda normalidad. El deporte y la carga de peso serán una prohibición durante un tiempo y las molestias pueden durar poco más de una semana. En algunos casos las curas se suelen complementar, durante un mes, con el uso de un sujetador especial.

Pero, conoce realmente, ¿Qué son los Pechos Tuberosos?