Aumento de senos

El aumento de senos es, sin duda alguna, el tipo de cirugía mamaria más popular, por sus éxitos y por sus fracasos. El objetivo de esta intervención no es únicamente aumentar el tamaño del pecho como su propio nombre indica, sino también es realmente útil para alterar la forma del seno, y modificar su textura.

Senos turgentes

INTERVENCIÓN

La intervención, básicamente consiste en dar una forma, textura y tamaño al seno; es decir, moldear el pecho. Para ello, se precisa de la inserción de una masa que moldee el seno. Puede darse de dos modos:

  • Transfiriendo grasa (tejido adiposo graso) de otras partes del cuerpo
  • Utilizando implantes mamarios

 

IMPLANTES

Estos implantes son como “bolsitas” de silicona rellenas de distinto material. Existen diferentes tipos de implante según el componente del cual está relleno:

  • Implantes con relleno de silicona líquida: dan un aspecto más suave y natural pero son más frágiles.
  • Implantes con relleno de silicona cohesiva: son mucho más seguros son menos probables las fugas.
  • Implantes con relleno de solución salina: conllevan un mayor riesgo de rotura pero no existe ningún riesgo para la salud. El tacto es más duro y menos natural.

Además, existen diferentes formas del implante:

  • Implantes anatómicos: tienen forma de “pera” o de “lágrima”. Resultan más naturales.
  • Implantes redondos: elevan la parte superior del seno, dirigido a mujeres con pechos caídos.

La superficie o envoltura del implante pueden ser de dos tipos:

  • Superficie rugosa: reduce el riesgo de encapsulamiento o contractura, así como de movimiento del implante.
  • Superficie lisa: resultados más naturales, pero mayores riesgos de encapsulamiento.